Un nuevo Otoño : Mi Estación preferida

Oda al Otoño de Pablo Neruda

Ay cuanto tiempo
tierra
sin otoño,
cómo
pudo vivirse!
Ah qué opresiva
náyade
la primavera
con sus escandalosos
pezones
mostrándolos en todos
los árboles del mundo,
y luego
el verano,
trigo,
trigo,
intermitentes
grillos,
cigarras,
sudor desenfrenado.
Entonces
el aire
trae por la mañana
un vapor de planeta.
Desde otra estrella
caen gotas de plata.
Se respira
el cambio
de fronteras,
de la humedad al viento,
del viento a las raíces.
Algo sordo, profundo,
trabaja bajo la tierra
almacenando sueños.
La energía se ovilla,
la cinta
de las fecundaciones
enrolla
sus anillos.
Modesto es el otoño
como los leñadores.
Cuesta mucho
sacar todas las hojas
de todos los árboles
de todos los países.
La primavera
las cosió volando
y ahora
hay que dejarlas
caer como si fueran
pájaros amarillos.
No es fácil.
Hace falta tiempo.
Hay que correr por todos
los caminos,
hablar idiomas,
sueco,
portugués,
hablar en lengua roja,
en lengua verde.
Hay que saber
callar en todos
los idiomas
y en todas partes,
siempre
dejar caer,
caer,
dejar caer,
caer,
las hojas.
Difícil
es
ser otoño,
fácil ser primavera.
Encender todo
lo que nació
para ser encendido.
Pero apagar el mundo
deslizándolo
como si fuera un aro
de cosas amarillas,
hasta fundir olores,
luz, raíces,
subir vino a las uvas,
acunar con paciencia
la irregular moneda
del árbol en la altura
derramándola luego
en desinteresadas
calles desiertas,
es profesión de manos
varoniles.
Por eso,
otoño,
camarada alfarero,
constructor de planetas,
electricista,
preservador de trigo,
te doy mi mano de hombre
a hombre
y te pido me invites
a salir a caballo,
a trabajar contigo.
Siempre quise
ser aprendiz de otoño,
ser pariente pequeño
del laborioso
mecánico de altura,
galopar por la tierra
repartiendo
oro,
inútil oro.
Pero, mañana,
otoño,
te ayudaré a que cobren
hojas de oro
los pobres del camino.
Otoño, buen jinete,
galopemos,
antes que nos ataje
el negro invierno.
Es duro
nuestro largo trabajo.
Vamos
a preparar la tierra
y a enseñarla
a ser madre,
a guardar las semillas
que en su vientre
van a dormir cuidadas
por dos jinetes rojos
que corren por el mundo:
el aprendiz de otoño
y el otoño.
Así de las raíces
oscuras y escondidas
podrán salir bailando
la fragancia
y el velo verde de la primavera.

https://primeralluvia.wordpress.com/2009/04/02/oda-al-otono-de-pablo-neruda/

En Otoño se recogen las calabazas, de ahí la expresión “dar calabazas” a los alumnos en Septiembre.

Ya dediqué una entrada a ellas

https://creciendoentreflores.wordpress.com/2016/11/08/es-tiempo-de-calabazas-huerto-vi/

Y al Otoño el pasado año en el otro blog “Vivir entre Flores”

https://vivirentreflores.wordpress.com/2016/11/20/la-estacion-preferida-un-otono-vestido-de-ocres-y-rojos/

     

En algunas Comunidades Autónomas se ha dejado ya sentir el Otoño y se empiezan a recoger las primeras setas.

  

http://www.collarubio.com/los-mejores-sitios-buscar-setas-este-otono-madrid/

Del campo a la mesa

Estas macrolepiotas las encontré yo el pasado sábado

 

Y las castañas

 

Algunas imágenes otoñales de ciudades

Barcelona

 

Polonia

Ciudades Otoño

https://compartirtrenmesaave.com/blog/12-ciudades-visitar-espana-este-otono/

Paisajes de Otoño

 

http://www.traveler.es/viajes/rankings/galerias/las-mejores-postales-de-otono/298/image/13539

Lugares donde ver caer las hojas

https://elpais.com/elpais/2013/09/10/viajero_astuto/1378765799_137876.html

https://elpais.com/elpais/2012/10/11/viajero_astuto/1349954284_134995.html

Otoño en el paladar

Sacamos de nuevo la cuchara y templamos los platos. El tiempo lo pide.

Aplicación APP Real Jardín Botánico

http://www.efefuturo.com/noticia/el-botanico-desarrolla-una-app-para-identificar-hongos/

FungiNote es una Guía de campo para orientar a los usuarios en la identificación de hongos, entender las propiedades y características de cada hongo y compartir sus hallazgos y experiencias de campo con el resto de la comunidad de usuarios a través de una red asociada a la app que permite compartir fotos, mapas y notas de campo.

Decorar en Otoño

 

http://diarioartesanal.com/10-manualidades-naturales-para-decorar-en-otono/

Feria de Otoño del Libro Viejo y Antiguo de Madrid del 28 de Septiembre al 15 de Octubre

La Otoñada en el Valle del Jerte

http://soprodevaje.blogspot.com.es/2017/10/otonada-2017-valle-del-jerte.html

Para quien pueda viajar a Japón en Otoño

    

https://japonismo.com/blog/12-mejores-sitios-para-disfrutar-momiji-en-tokio

https://japonismo.com/blog/8-razones-viajar-a-japon-en-otono

Algunos libros en los que el otoño destaca

    

Y en el cine

Sonata de Otoño

Una película con muchos años, con buen director y buen reparto que, aunque antigua, recomiendo.

http://www.cineypsicologia.com/2016/03/sonata-de-otono-ingmar-bergman-1978-de.html

MªÁngeles Pozuelo

Viviendo entre flores : La casa de las flores

Pasé delante de la Casa de las Flores infinidad de veces durante mi juventud y siempre me resultó una casa muy original y acogedora pero hasta hoy desconocía todo lo que ella encierra.

casa_flores_1

Delimitada por las calles Hilarión Eslava, Rodríguez San Pedro, Gaztambide y Meléndez Valdés, en la manzana de viviendas de ladrillo visto rojo (muy madrileño) y carpintería pintada en verde fue bautizada La Casa de las Flores por las terrazas (casi suspendidas), adornadas con macetas y flores, que asoman a la calle Princesa, en la esquina más importante del conjunto. Detrás de la singular fachada vanguardista -una de las más representativas de la arquitectura racional del Madrid de los años 30-, el armonioso proyecto urbanístico revolucionó la concepción del espacio urbano impuesto por el Plan Castro.

El conjunto se construyó entre 1930 y 1932 en el solar del que fue el primer campo de futbol de Madrid, después de que el proyecto del arquitecto bilbaíno, Secundino Zuazo (1887-1971) -al que también debemos el Palacio de la Música (1926), los Nuevos Ministerios (1936) o las viviendas para empleados de la EMT en los números 292-300 del Paseo de la Castellana (1949)-, ganara el concurso, convocado por el Banco Hispano Colonial en colaboración con el Instituto Nacional de Previsión. Gracias al Plan de Ensanche de la capital, que preveía construir viviendas en una zona privilegiada, próxima al parque del Oeste, conocida entonces como la “cornisa de Madrid”, que fundamentalmente había estado ocupada por cuarteles y un par de cementerios, La Casa de la Flores se convirtió en un emblema de la sociedad moderna y republicana.

http://www.mipetitmadrid.com/mipetitmadrid/web/seccion-es/31/detras-de-la-fachada/articulo/detras-de-la-fachada-n37-calle-de-rodriguez-san-pedro-72

casa_de_las_flores02 5151643737_5412db27f3_b madrid_casa_de_las_flores

He descubierto muchas cosas buscando información sobre esta casa. Pablo Neruda vivió en ella y esto dejó escrito

Yo vivía en un barrio
de Madrid, con campanas,
con relojes, con árboles.

Desde allí se veía
el rostro seco de Castilla
como un océano de cuero.
Mi casa era llamada
la casa de las flores, porque por todas partes
estallaban geranios: era
una bella casa
con perros y chiquillos.
Raúl, te acuerdas?
Te acuerdas, Rafael?
Federico, te acuerdas
debajo de la tierra,
te acuerdas de mi casa con balcones en donde
la luz de junio ahogaba flores en tu boca?
Hermano, hermano!

Todo
eran grandes voces, sal de mercaderías,
aglomeraciones de pan palpitante,
mercados de mi barrio de Argüelles con su estatua
como un tintero pálido entre las merluzas:
el aceite llegaba a las cucharas,
un profundo latido
de pies y manos llenaba las calles,
metros, litros, esencia
aguda de la vida,
pescados hacinados,
contextura de techos con sol frío en el cual
la flecha se fatiga,
delirante marfil fino de las patatas,
tomates repetidos hasta el mar.

Y una mañana todo estaba ardiendo
y una mañana las hogueras
salían de la tierra
devorando seres,
y desde entonces fuego,
pólvora desde entonces,
y desde entonces sangre.
Bandidos con aviones y con moros,
bandidos con sortijas y duquesas,
bandidos con frailes negros bendiciendo
venían por el cielo a matar niños,
y por las calles la sangre de los niños
corría simplemente, como sangre de niños.

Pablo Neruda

A su llegada como cónsul de Chile a Madrid en 1934, Pablo Neruda se establece por intermediación del poeta Rafael Alberti en un apartamento de la Casa de las Flores, en el barrio de Chamberí, en la esquinas de las actuales calles Hilarión Eslava y Rodríguez San Pedro. El edificio fue proyectado por Secundino Zuazo en 1931 y representó un hito arquitectónico por la distribución espacial de su corredor ajardinado. Desde el primer momento, el domicilio cuenta con el benaplácito del poeta; como los versos dicen, era “mi casa era llamada/ la casa de las flores, porque por todas partes/ estallaban geranios; era/ una bella casa/ con perros y chiquillos”.

Desde allí, los caminos habituales del poeta en Madrid le conducían no sólo a la cercana Ciudad Universitaria, sino también al popular mercado de Argüelles. El poeta granadino Luis Rosales, que lo acompaña durante aquellos días, escribió: “Al mirar se enganchaba en las cosas como si las tuviera que devolver a alguien y su mirada fuese un legado. Así le he visto recorrer el mercado de Argüelles, donde escogía litúrgicamente, la guindilla y el apio, la fruta y el ají; la calle de la Princesa, de anochecida, ya al retornar de la cervecería de Correos, con los alcornoques recién regados y la estación obligada en Casa Manolo, donde parece imposible que no hayan puesto todavía una lápida conmemorativa; las cosas son así y luego la llegada a la Casa de las Flores, la risa de boca en boca…”. Los atardeceres también eran bellísimos en la Casa de las Flores, situada en la llamada cornisa de Madrid, desde ella se dominaban el valle del Manzanares y la Casa de Campo (Desde allí se veía/ el rostro seco de Castilla/ como un océano de cuero).

La casa de las Flores, sin embargo, no salió indemne de la Guerra Civil. El frente de Madrid se estableció durante meses en la ciudad Universitaria y los barrios de Chamberí y Argüelles sufrieron con especial dureza los bombardeos franquistas. Neruda estaba en Chile en el momento del bombardeo, pero volvió a visitar su apartamento junto con Miguel Hernández. “Subimos y abrimos con cierta emoción la puerta del departamento –recuerda Neruda en sus memorias-, la metralla había derribado ventanas y trozos de pared. Los libros se habían derrumbado de las estanterías…. Aquel desorden era una puerta final que se cerraba en mi vida”.  

casa-de-las-flores-193902

La Casa de las Flores fue reconstruida en 1940 respetando su forma original y en 1981 se le concedió el título de Monumento Nacional. Hoy una placa y una escultura recuerdan la presencia del poeta chileno.

http://www.worldliteraryatlas.com/es/quote/pablo-neruda-en-la-casa-de-las-flores

Otras referencias

http://www.rutasconhistoria.es/loc/la-casa-de-las-flores

http://elpais.com/diario/2005/10/22/viajero/1130015291_850215.html

MªÁngeles Pozuelo