El maravilloso mundo de los árboles (III) : Entre encinares y olivares

Olivos-con-cielo-amarillo-y-sol
Olivos con cielo amarillo y sol de Vicent Van Gogh

I
Parejo de la encina castellana
crecida sobre el páramo, señero
en los campos de Córdoba la llana
que dieron su caballo al Romancero,
lejos de tus hermanos
que vela el ceño campesino -enjutos
pobladores de lomas y altozanos,
horros de sombra, grávidos de frutos-,
sin caricia de mano labradora
que limpie tu ramaje, y por olvido,
viejo olivo, del hacha leñadora,
¡cuán bello estás junto a la fuente erguido,
bajo este azul cobalto,
como un árbol silvestre espeso y alto!

II
Hoy, a tu sombra, quiero
ver estos campos de mi Andalucía,
como a la vera ayer del Alto Duero
la hermosa tierra de encinar veía.
Olivo solitario,
lejos de olivar, junto a la fuente,
olivo hospitalario
que das tu sombra a un hombre pensativo
y a un agua transparente,
al borde del camino que blanquea,
guarde tus verdes ramas, viejo olivo,
la diosa de ojos glaucos, Atenea.

Antonio Machado (A la memoria de Cristóbal Torres)

No solo los árboles tienen raíces. Mis raíces están muy arraigadas en esas dos tierras de encinares y olivares que son Extremadura y Andalucía. Concretamente, Badajoz y Montoro-Córdoba.

Creo que lo que me inclinó a comprar la casa del campo fue su hermosa encina. Recuerdo que en su día le dije a mi madre : “Ya tengo un trozo de Extremadura”.

Hablaba en la primera Entrada, de la serie dedicada a los árboles, sobre el lenguaje y sonido de los árboles. Nunca olvidaré el sonido de las encinas en 1978 en un viaje que hice a Extremadura a la finca de una amiga. Aquel sonido me sobrecogió de tal modo que se quedó conmigo para siempre.

Me gustan los olivos por lo que me transportan a la infancia, a Montoro, a mi padre y a los recuerdos que en tantas ocasiones he oído contar a mis hermanos. Me gusta disfrutar de un buen aceite de oliva virgen y me gusta el olor en las almazaras.

Yo misma he plantado el olivo que hay en nuestro jardín que ahora le hace compañía a la encina. Dicen que hay tres cosas que uno debe de hacer en la vida :

  • plantar un árbol
  • tener un hijo
  • escribir un libro

Yo he cumplido mi misión  así que podré irme en paz.

Me gusta leer bajo la encina

leyendo bajo la encina

y oler el humo que sale de la chimenea cuando se han quemado troncos de encina. Me gusta, asimismo, la madera de olivo para hacer pies de lámparas y accesorios para la cocina, paneras, fruteros, cucharas, morteros :

olivo cucharas olivo madera olivo mortero

olivos

En nuestra encina suelen anidar una pareja de carboneros cada año, en una casita nido que construímos nosotros mismos :

carbonero1

Ayer, el paseo por el campo fue entre encinares y olivares. Es lo bueno que tiene esta ciudad que te alejas a pie y estás en el campo, en plena naturaleza.

encinares

20151024_183012

A nuestro paso grandes extensiones de esparto

esparto

No faltan :

  • enebros
  • retamas o escobas
  • ruda

Pero lo que más me sorprendió de todo fue ver esta maravillosa planta con flores de Otoño que alegra los campos cuando ya apenas nada florece : tanaceto microphyllum

tanacetum 2 tanacetum microphyllumm Tanacetum microphylum

MªÁngeles Pozuelo

Anuncios

El maravilloso mundo de los árboles (II) : El Almez “Celtis australis”

almez del Botánico de Madrid
Almez del Real Jardín Botánico de Madrid

Hasta hace unos años que vi llenarse de esta especie la ciudad de Toledo, no sabia nada de este árbol y menos que encerrara tantas historias que contar.

Es un árbol de crecimiento rápido, de porte lustroso y de tronco muy bello que a mí me atrae mucho. También hace tres años uno de mis hijos me descubrió sus frutos, que son comestibles, que veo que que reciben diferentes nombres según el lugar :

  • almecinas
  • almércigas

20151003_103152 20151003_103232

Al parecer, en mi infancia, los chicos introducían los huesos de estos pequeños frutos en un bolígrafo tipo bic vació y desde ellos propulsaban las semillas al exterior, a modo de proyectil. Leo, asimismo, que llegaban a venderse en los puestos de chucherías.

Os remito a este enlace de Cordobapedia

http://cordobapedia.wikanda.es/wiki/Almezo

Remito también a esta página en la que hablan de otros frutos de los que hablaré en otra ocasión como el del Azufaifo :

https://tiachea.wordpress.com/2008/10/25/frutos-de-otono-azofaifas-maholetas-serbas-etc/

Quien muestre más interés

http://fichas.infojardin.com/arboles/celtis-australis-almez-almecino-latonero.htm

Además de todas estas propiedades del almez que se recogen aquí, el almez sirve, como tantas otras especies, para dar sombra, para sentarse bajo él y reflexionar. Yo misma escribí esto bajo un majestuoso almez en  la Sierra de Gata, en la localidad de Acebo  (Cáceres) el 15 de Junio de 2013 : ” Instalados unos días en un paraje acompañados de paisajes y sonidos naturales, reflexiono al tiempo que desconecto de la rutina, procurando olvidarme de las preocupaciones cotidianas. Rabilargos y ruiseñores, cuco y abubillas nos envuelven con su variedad de cantos. El grillo también hace su presencia. Un inmenso techo azul celestial estrellado, se cierne sobre nosotros. Me dejo llevar, disfruto de la brisa y el silencio que impera”.

En Montoro y dentro del Parque Natural de las Sierras de Cardeña y Montoro, también se encuentran almeces entre otras especies que podéis ver en esta página

http://www.visitterritorioscorcheros.es/project/parque-natural-de-la-sierra-de-cardena-y-montoro/

Espero poder completarla con algún recuerdo de infancia de la mano de mi hermano Antonio Luis  y sus amigos de Montoro porque creo que tiene una historia similar a la que comenta Felipe Vila en Málaga. De momento, dejo este enlace que también nos habla de la abundancia de almeces en las riberas del río Guadalquivir a su paso por Montoro.

montoro

http://cordobapedia.wikanda.es/wiki/Ruta_de_la_Virgen_de_Gracia_y_el_Arboretum_(Montoro)

Descubro en este blog “El Toledo olvidado”

http://toledoolvidado.blogspot.com.es/2008/04/un-almez-viejo-ermita-del-valle.html

muchas curiosidades y propiedades para i desconocidas del almez. dejo esta representativa foto del singular almez que está junto a la Ermita del Valle en Toledo

almez del Valle
Foto tomada hace más de 150 años

Foto actual

20151017_104835

Cuenta el autor del blog. Eduardo Sánchez Butragueño,  que su padre, Ricardo Sánchez Candelas, publicó un libro que vi la luz en 1998 “De árboles en Toledo”  donde no incluyó el almez. Dice su autor  que este libro es “un reposado tránsito, cordial y melancólico, por la ciudad de Toledo a través de sus árboles”. Se trata de una obra a caballo entre el ensayo, la autobiografía y la obra de divulgación científica.

Merece la pena asomarse a la página y ver el recorrido histórico en imágenes que hablan por si solas.

Dejo también el enlace a este blog  : “Un paseo manchego” no sólo en lo relativo al almez sino a la amplia información a flora y fauna.

Debido al juego que las almecinas, almencinas o almezas, según los topónimos, han dado en la infancia de muchos niños, dejo aquí lo que nos cuentan Felipe Vla y mi hermano Antonio Luis.

  • Lo que dice Felipe Vila :

Las llamábamos  “almencinas” probablemente por no ser un fruto muy conocido y haber oído su nombre de los vendedores ambulantes.
Yo recuerdo que había un almez en un colegio de monjas, cercano a nuestra casa, y los chavales trepábamos a la tapia para coger sus frutos. En cierta ocasión, mientras nos preparábamos para la escalada del muro, recibimos el contenido de un cubo de agua. Lo del bolígrafo bic es algo moderno, en mi infancia utilizábamos canutos de caña de la longitud de la palma de la mano, lo que permitía ocultarlo, y nos bombardeábamos los de la pandilla en los cines de verano.”

  • Lo que que cuenta mi hermano Antonio Luis sobre el uso que le daban al fruto del almez en Montoro
“En Montoro los frutos los llamábamos ALMEZAS y una vez comida su carne o pulpa, se utilizaba el hueso para ser lanzado con canutos finos de caña de bastante longitud (como medio metro) a manera de CERBATANAS.
Estos canutos los encontrábamos en los linderos de las acequias y eran los que pertenecían al extremo de las cañas que llamábamos PLUMEROS
cañas
porque acababan en un penacho (ve imagen) que una vez cortado, se seleccionaba la parte del mismo que no tenía nudos intermedios. Hacíamos guerrillas por grupos enfrentados.

También vivimos esta experiencia con los árboles de esos frutos que había en la carretera que iba desde la Ciudad Jardín al Aeropuerto de Córdoba, la cual se encontraba en construcción a principios de los años 60.”

  • Lo que cuenta Manuel Benitez, también cordobés aunque no torero :

“Almerzas > almersas” por el seseo de Montoro, Córdoba. Casi todo pellejo bien áspero las verdes, pasables las canelas y qué buenas y dulces las casi negras. Poca carne y mucho hueso para daño mayor en el cogote de los niños o en las piernas de las niñas. Por allí y entonces, bolígrafos tampoco: canutos de las cañas cerca del río o algún arroyo. Portábanse las “almerzas > almersas” en un saquito de tela confeccionado quizá por las madres para aquellas lejanas “guerras”.

Miguel, el hijo menor de mi amiga Mamen, leyendo en la mecedora con los almeces al fondo

Animo a los seguidores a que nos cuenten sus historias.

MªÁgeles Pozuelo

Diamelas : El valor sentimental de las flores (II)

R1389-2 Smallwpe2C1

Hace unos días que nació este blog y aún no había tenido ocasión de contar el por qué utilizo como nombre de usuario el de “La Mujer de las Diamelas”. Era difícil encontrar un nombre que no existiera ya y tratándose de un blog sobre flores, pensé en las diamelas que era la planta que no podía faltar en los patios de Montoro, al menos durante los años de mi infancia que pasé allí. Además, en el año 2012 se creó un blog http://montoroentrediamelas.blogspot.com/ a propósito de un primer encuentro que mi hermano organizó para reunir a un grupo de amigos nazarenos de 1955.

¡Qué mejor nombre podía adoptar!

Me pasa uno de estos nazarenos, Manuel Benitez, un texto que encontró en un foro debido a la dificultad de ubicar o clasificar esta planta que no es ni una rosa ni una camelia aunque tenga cierta similitud y que desprende un magnífico olor y que se la confunde con el jazmín de arabia.

“Diamela cordobesa: busco esta planta

Creo que voy a plantear algo muy difícil, pero espero encontrar a alguien que me pueda ayudar a encontrar una planta de la que sólo tengo un recuerdo.
Mi abuela vivía en Montoro, un pueblo precioso de Córdoba, y según tengo entendido, tanto ella como muchas mujeres tenían en sus patios las plantas de diamela. No he conseguido encontrar nunca referencia de las mismas en ningún vivero, y como tampoco tengo foto, pasaré a describir cómo era la planta.

Son macetas de 40 a 70 cm. de alto (las que yo he conocido). Los tallos, largos y bastante rectos, no muy ramificados, y hojas verdes medianas, con cierta similitud en la forma con las de la planta del dinero. La peculiaridad de la planta está en sus flores (mi abuela las llamaba diamelas) que tenían un rabo muy corto, y eran blancas, menudas (a lo sumo, 3 cm. de diámetro) con múltiples petalos blancos haciendo como una bolita, que se despegan poco a poco durante 3 ó 4 días. Es entonces cuando despiden un aroma intenso, como de jazmines, pero con mucho más carácter. Si no mal recuerdo (era una niña cuando las conocí), florecían a finales de primavera y principios de verano.

Sé que es muy difícil que alguien pueda conocerlas por esta descripción, pero quizá alguien de Montoro o de Córdoba reconozca estas plantas. Me encantaría saber cómo se llaman realmente, y dónde puedo localizarlas para comprar.

Muchas gracias, [/b]

yo creo que estas hablando de la planta de estas fotos (se refiere a las que he puesto encabezando la Entrada)

en los pueblos de Córdoba, principalmente en Montoro y en Hornachuelos, la diamela es una planta que ahora florece y que hay la costumbre de “ensartar” y hacer collares con ellas, en las fiestas de Hornachuelos hay una subasta del collar de diamelas que llega a una puja de más de un millón de pesetas.

si quieres te puedo conseguir todas las que quieras pues tengo esquejes.

unas son diamelas dobles y otras sencillas, para mi es un jazmin sambac, pero tampoco lo tengo claro, ya lo hablamos en este foro. en Montoro hay un forero que es Matias Cañas que también es un entendido de esta planta. Saludos

aquí te pongo una muestra de lo que tengo yo.

Leo algo más sobre las diamelas en Hornachuelos y esto es lo que encuentro :

se usa en las fiestas de la patrona Virgen Reina de los Ángeles. En esta fiesta la gente hace ensarta de diamelas y las subastan. También las regalaban antiguamente los novios a sus prometidas antes de casarse o para iniciar un noviazgo. Si ella se colgaba el collar se suponía que aceptaba.

Cuenta Manuel que su madre,Teresa, tenía diamelas en el patio y en concreto una la plantó en 1946. A su madre no sólo le gustaban las diamelas sino también los geranios.

Gracias, Manuel, por tus aportaciones y entrañables recuerdos.

MªÁngeles Pozuelo

La vida en el campo y el amor por la naturaleza

Por fin me decidí a crear este blog de Flores  animada por mi hija Nuria y con su apoyo incondicional y conocimiento. De algún modo, todos los miembros de mi familia están detrás de él.

Con mi marido, empecé a reconocer algunas especies que no conocía  e inicié el prensado de hojas de árboles, hojas que conservé entre periódicos durante 10 años en el trastero de la primera casa de Toledo y que saqué cuando nos mudamos a la casa actual.

Mis hijos han crecido rodeados por nuestro cariño y nuestras aficiones y de ahí, supongo que les viene el amor por la naturaleza, los animales  y por las plantas y cada uno lo ha canalizado de algún modo.

Aunque el título que lo encabeza es “Creciendoentreflores”, realmente el blog lleva un subtítulo que es “la vida en el campo y el amor por la naturaleza” porque aunque la idea surge de mi interés por las flores secas, no quiero reducirlo solo a esta parcela porque las flores están relacionadas con mi modo de sentir y vivir el mundo y me acompañan en muchas situaciones y contextos. Este blog recogerá muchas etapas de mi vida, es por ello que escogí la palabra “creciendo” que transmite no solo la idea del crecimiento ligado a la edad, sino al crecimiento personal y al crecimiento junto a mi marido y mis hijos. Asimismo, pretende abarcar la vida en el campo de antes y ahora así como la recuperación de algunos oficios y costumbres antiguas como la elaboración del jabón y la artesanía con esparto, de este modo cada cual podrá buscar aquellas Entradas más relacionadas con sus áreas de interés.

Supongo que el primer olor a flor de mi infancia fue el de las flores de azahar de los naranjos de Córdoba https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3rdoba_(Espa%C3%B1a) y su Patio de los Naranjos http://www.mezquitadecordoba.org/historia-patio-naranjos.asp que se alternaron con el olor a aceite de los olivos de Montoro  https://es.wikipedia.org/wiki/Montoro que fueron mis dos cunas.

Dejo este enlace de este blog de Córdoba

http://tuscienciassociales-teodosio.blogspot.com.es/2013/03/aspirantes-maestro.html

images
Patio de los Naranjos, Córdoba.
unnamed
Mi casa en Montoro (la del escudo y mirador) en Padre Jesús. Foto Jimena H. Pozuelo
unnamed (1)
Vista panorámica de Montoro. Foto Jimena H. Pozuelo

Este video de Córdoba-Montoro es de los mejores que conozco

http://www.rtve.es/alacarta/videos/turismo-rural-en-europa/turismo-rural-europa-campina-sevillana-sierra-morena/3455199/

Un paseo por Córdoba de la mano de mi hermano

http://antonioluis.pozuelo.org/1117-paseando-por-cordoba/

No soy consciente de cómo influyeron las flores en mi pubertad, adolescencia y juventud pero si creció mi interés al dejar Madrid.

En esta foto de archivo se puede apreciar ya mi interés por las flores

001

Dejo esta foto de archivo de un viaje a Málaga (cerca de la Laguna Fuente de Piedra) en lo que ahora creo saber que era un campo de colza.

DI0DCB_1
Campo de colza en alrededores de Fuente de Piedra (Málaga)

Recomiendo la lectura de John Seymour : “La vida en el campo” de Edit. Blume

Mª Ángeles Pozuelo