Las diamelas de la abuela de María del Carmen

Hace unos días y a propósito de las diamelas, descubrió el blog María del Carmen. A estas flores, las diamelas, la flor bajo cuyo nombre firmo, le dediqué una entrada

https://creciendoentreflores.wordpress.com/2015/07/08/diamelas-el-valor-sentimental-de-las-flores-ii/

Ella nos habla de lo que a su abuela Francisca le gustaban las diamelas. También tenía en el patio de su casa .

  • jazmines
  • albahaca
  • geranios

Lamentablemente, su abuela ya falleció pero aún vive su abuelo Manuel que va a cumplir 95 años. Descubrí esta historia de su abuelo. A pesar de los tiempos difíciles que les tocó vivir, es un ejemplo de fortaleza y longevidad.

El abuelo de María del Carmen, Manuel Bernete García

En las Islas Canarias tiene dos hermanos, dos hijos Manuel y Antonio, y algunas nietas, ya que se fueron en una época de emigración, por el efecto llamada ya que en el archipiélago había más perspectivas de trabajo que aquí. 

http://www.localpaperfuentepalmera.es/?q=node/220

Gracias a esta seguidora he descubierto Silillos, Fuente de la Palmera y Posadas, que aunque están muy cerca de Montoro, la tierra paterna, eran totalmente desconocidos para mí. Se ve que las diamelas tiene una localización muy cordobesa.

Otras historias de Silillos

Estamos ante la historia de una mujer, Consuelo Aguilar Jurado, nacida en el seno de una familia republicana, que en un mundo reservado a los hombres luchó en el mundo laboral, siendo funcionaria de la Diputación de Córdoba. Pero, sobre todo, este libro de memorias es el reflejo de una época, donde conoceremos la vida social y política de Córdoba a lo largo del siglo XX, y lo haremos a través de los ojos de una mujer que, siendo joven, vivió la proclamación de la II República. Aquel año de 1931 marcaría el devenir de su existencia y ante la adversidad de aquellos tiempos convulsos encontró su propia forma de rebeldía, una actitud que mantuvo a lo largo de toda su vida.

https://www.casadellibro.com/libro-historia-de-una-mujer-con-una-sonrisa/9788492904204/1973669

http://www.diariocordoba.com/noticias/cultura/homenaje-historia-mujer-sonrisa_646714.html

El asociacionismo en Silillos

Me ha parecido que Silillos tiene un movimiento asociativo de mayores muy activo.

Las flores no pueden faltar en el programa de la Asociación el Tamujal

Gracias, Mª del Carmen, por ampliar las fronteras del blog. Si tienes fotos de tu abuela y de sus flores, estaría encantada de colgarlas aquí.

MªÁngeles Pozuelo

 

Anuncios

Diamelas : El valor sentimental de las flores (II)

R1389-2 Smallwpe2C1

Hace unos días que nació este blog y aún no había tenido ocasión de contar el por qué utilizo como nombre de usuario el de “La Mujer de las Diamelas”. Era difícil encontrar un nombre que no existiera ya y tratándose de un blog sobre flores, pensé en las diamelas que era la planta que no podía faltar en los patios de Montoro, al menos durante los años de mi infancia que pasé allí. Además, en el año 2012 se creó un blog http://montoroentrediamelas.blogspot.com/ a propósito de un primer encuentro que mi hermano organizó para reunir a un grupo de amigos nazarenos de 1955.

¡Qué mejor nombre podía adoptar!

Me pasa uno de estos nazarenos, Manuel Benitez, un texto que encontró en un foro debido a la dificultad de ubicar o clasificar esta planta que no es ni una rosa ni una camelia aunque tenga cierta similitud y que desprende un magnífico olor y que se la confunde con el jazmín de arabia.

“Diamela cordobesa: busco esta planta

Creo que voy a plantear algo muy difícil, pero espero encontrar a alguien que me pueda ayudar a encontrar una planta de la que sólo tengo un recuerdo.
Mi abuela vivía en Montoro, un pueblo precioso de Córdoba, y según tengo entendido, tanto ella como muchas mujeres tenían en sus patios las plantas de diamela. No he conseguido encontrar nunca referencia de las mismas en ningún vivero, y como tampoco tengo foto, pasaré a describir cómo era la planta.

Son macetas de 40 a 70 cm. de alto (las que yo he conocido). Los tallos, largos y bastante rectos, no muy ramificados, y hojas verdes medianas, con cierta similitud en la forma con las de la planta del dinero. La peculiaridad de la planta está en sus flores (mi abuela las llamaba diamelas) que tenían un rabo muy corto, y eran blancas, menudas (a lo sumo, 3 cm. de diámetro) con múltiples petalos blancos haciendo como una bolita, que se despegan poco a poco durante 3 ó 4 días. Es entonces cuando despiden un aroma intenso, como de jazmines, pero con mucho más carácter. Si no mal recuerdo (era una niña cuando las conocí), florecían a finales de primavera y principios de verano.

Sé que es muy difícil que alguien pueda conocerlas por esta descripción, pero quizá alguien de Montoro o de Córdoba reconozca estas plantas. Me encantaría saber cómo se llaman realmente, y dónde puedo localizarlas para comprar.

Muchas gracias, [/b]

yo creo que estas hablando de la planta de estas fotos (se refiere a las que he puesto encabezando la Entrada)

en los pueblos de Córdoba, principalmente en Montoro y en Hornachuelos, la diamela es una planta que ahora florece y que hay la costumbre de “ensartar” y hacer collares con ellas, en las fiestas de Hornachuelos hay una subasta del collar de diamelas que llega a una puja de más de un millón de pesetas.

si quieres te puedo conseguir todas las que quieras pues tengo esquejes.

unas son diamelas dobles y otras sencillas, para mi es un jazmin sambac, pero tampoco lo tengo claro, ya lo hablamos en este foro. en Montoro hay un forero que es Matias Cañas que también es un entendido de esta planta. Saludos

aquí te pongo una muestra de lo que tengo yo.

Leo algo más sobre las diamelas en Hornachuelos y esto es lo que encuentro :

se usa en las fiestas de la patrona Virgen Reina de los Ángeles. En esta fiesta la gente hace ensarta de diamelas y las subastan. También las regalaban antiguamente los novios a sus prometidas antes de casarse o para iniciar un noviazgo. Si ella se colgaba el collar se suponía que aceptaba.

Cuenta Manuel que su madre,Teresa, tenía diamelas en el patio y en concreto una la plantó en 1946. A su madre no sólo le gustaban las diamelas sino también los geranios.

Gracias, Manuel, por tus aportaciones y entrañables recuerdos.

MªÁngeles Pozuelo