El maravilloso mundo de los árboles (VII) : Los plátanos de sombra del jardín donde trabajo

«Este puerto […] está situado en una de tres profundas hendiduras que cortan el mar Jónico y el mar Egeo, aquella hoja de plátano a la que se ha comparado con mucha exactitud a la Grecia meridional».

‘El archipiélago en llamas’, Julio Verne

Estos plátanos me han acompañado durante gran parte de mi vida y cumplido diferentes funciones. En un tiempo mecieron a mis hijos cuando eran niños. Hoy son testigos de infinidad de momentos importantes para los pacientes ingresados y sus familias. Es una suerte trabajar en un Hospital con jardín. No es habitual que los primeros que lo reciban a uno al entrar a trabajar sean los gansos del embarcadero.

Ayer fueron la música y la poesía las protagonistas mientras los plátanos eran movidos por la brisa de la mejor mañana de los últimos meses. Parece que el día se había vestido de gala para recibir a Antonio y Daniel y a sus familiares, amigos, pacientes y profesionales para conmemorar el Dia Internacional de la Lesión Medular.

http://afrontandolesionmedular.blogspot.com.es/2017/09/dia-internacional-de-la-lesion-medular_5.html

He dedicado muchas entradas en el blog profesional a este Jardín

http://afrontandolesionmedular.blogspot.com.es/2015/06/el-jardin.html

y recientemente se ha publicado una colaboración que se puede leer en el último número de la Revista Infomédula que el propio Hospital edita. En dicha colaboración, los plátanos ocupan un lugar destacado.

http://afrontandolesionmedular.blogspot.com.es/2017/09/un-jardin-para-la-rehabilitacion.html

El plátano en la literatura

Además de la cita inicial, con la que inicio esta entrada, del novelista francés Julio Verne, estos otros apuntes literarios —ambos de escritores barceloneses— incluyen al plátano de sombra en las descripciones de sus novelas. Carlos Ruiz Zafón, en La sombra del viento, nos habla de los plátanos de paseo de Barcelona: «La fachada, salpicada de ventanales en forma de puñal, recortaba los perfiles de un palacio gótico de ladrillo rojo, suspendido de arcos y torreones que asomaban sobre las copas de un platanar en aristas catedralicias». Eduardo Mendoza, en Mauricio o las elecciones primarias, describe los plátanos de un pueblecito del Pirineo aragonés: «La casa era pequeña, con un jardín húmedo y umbrío que la separaba de una carretera secundaria bordeada de plátanos enormes». Mario Camus, en El extranjero, escribe: «Pero esperé en el patio, debajo de un plátano».

http://www.arbolapp.es/especies/ficha/platanus-hispanica/

Los plátanos del jardín vecino

El jardín de la urbanización contigua a la mía tiene unos enormes plátanos que sirven de dormitorio a los pájaros. Al caer la tarde, se oye la algarabía antes de quedar dormidos.

MªÁngeles Pozuelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.