Huerto (XVI) : Mi amiga la berenjena

Aunque no soy muy amiga de las berenjenas porque hace años que no me suelen sentar bien, no pude evitar dedicar una entrada especial a esta especial berenjena humanoide con una gran narizota.

Cuando uno es joven todo sienta bien pero cuando nos vamos haciendo mayores parece que empiezan las intolerancias y alergias o los alimentos se digieren peor.

Recuerdo que mi madre siempre cortaba las berenjenas en rodajas y las ponía en agua a remojo para que soltaran el amargor, después las pasaba por harina ligeramente y al aceite bien hirviendo y estaban buenísimas.

De soltera solía ir con mi amiga Pilar Ballesteros a tomar una berenjenas deliciosas en un bar del Barrio de Salamanca.

Tras casarme, yo las preparaba rellenas al horno con bechamel y queso rallado

o la famosa “moussaka” griega, co carne de cordero picada.

Asimismo, la lasagna vegetal.

En un viaje a Córdoba probé la especialidad “berenjenas con miel o melaza”.

Ahora, mis hijos preparan babah ghanoush, una especie de hummus de berenjena.

(Pendiente de colgar la receta).

Flores y frutos

 

MªÁngeles Pozuelo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s