Flores que no se llevan

El punto smock o nido de abeja.

El punto smock tuvo su origen en la campiña inglesa, hace unos dos siglos. La inspiración artística de las mujeres inglesas “inventó” este tipo de bordado hecho directamente sobre los frunces y no sobre el tejido, obteniendo resultados muy prácticos y decorativos.
Desde Inglaterra este punto se introdujo muy pronto en los usos de todos los países, empezando por su vecina Normandía, hasta llegar a los países de la Europa Oriental.

http://bordados.artelabores.com/punto-smock.htm

Yo tengo un recuerdo muy entrañable de todos esos vestiditos que llevaron primero mis sobrinas y después mi hija. Algunos sobrinos también llevaron en su peleles y blusitas florecillas bordadas en punto smock.

 

 

MªÁngeles Pozuelo

Anuncios

4 thoughts on “Flores que no se llevan

  1. No se llevan, pienso, porque resulta ser muy costoso y hoy prevalece el consumo de prendas de usar y tirar.
    Es natural que dichas prendas sean caras; yo sé muy bien el tiempo que hay que dedicarle a un bordado de punto smock , aparte hay que montar la prenda (vestido , pelele, blusa,etc.) y hoy la gente jóven, en general, ni tiene tiempo (?) ni sabe coser.
    Por otro lado, está volviendo, en algunos sectores, un cierto interés por aprender todo tipo de labores artesanales como costura, punto, ganchillo, etc., también como una forma de escape del ajetreo de la jornada laboral.
    Vuelve el gusto por el trabajo bien hecho, pero no todos lo tienen al alcance de su mano.

    Me gusta

  2. Deberíamos de seguir cultivando esas labores, dejar que no se pierdan. A algunas de ellas como el teñido e hilado artesanal les he dedicado un espacio en el blog. También al esparto y al jabón casero.

    Me queda pendiente una entrada “bordada”, nunca mejor dicho, de esa tolla con bordado de lavanda, tan delicada, que me regalaste el pasado martes. Aún no tuve tiempo de hacerle fotos y preparar el borrador.

    Como primorosa que eres, haces primores.

    Me gusta

  3. Gracias por el piropo.

    Para mí, aunque lleve su tiempo, hacer este tipo de labores es una forma de relax.

    De tarde en tarde, de pronto me da la vena y saco la bonita caja metálica donde guardo las madejas de bordar. Casi siempre tengo ya algo en mente, algo que en su día me atrajo, dejé señalado y está esperando el momento de ponerme a la tarea. Veo si el motivo es adecuado para lo que quiero preparar y ,entonces, manos a la obra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s