La Primavera se viste de Otoño en otras latitudes (X)

Grasiz , una de las últimas seguidoras del blog, me inspiró esta entrada hace dos días cuando me hizo ver que en Mendoza (Argentina), donde reside, está a punto de comenzar el Otoño, al tiempo que nosotros estrenamos Primavera.

  

Algunas imágenes de Mendoza y del Parque San Martín

   

  

Mendoza producción de flores

La producción de flores comenzó en Mendoza en la década del ´30 con los inmigrantes, quienes junto con sus recuerdos trajeron las semillas y bulbos que cultivaban en la tierra natal. Aquí adornaban sus jardines, pero con el tiempo la tarea que poseía un fuerte contenido manual, artesanal y familiar adquirió perfil comercial.

En la actualidad claveles, crisantemos y lisianthus -por su excelente calidad- son las especies que despiertan el mayor interés de los floricultores. Claveles y crisantemos son tradicionales en nuestro suelo, mientras que el lisianthus llegó hace 10 años y se difundió rápidamente.

http://www.losandes.com.ar/noticia/campo-98170

 

Flores silvestres

Algo que compartir

Entre mis apellidos se encuentra Avellaneda que descubro que es otra ciudad argentina. Mi padre estaba emparentado con la poetisa Gertrudis Gómez de Avellaneda

Gertrudis Gómez de Avellaneda (Camaguey; 23 de marzo de 1814Madrid; 1 de febrero de 1873) . Conocida como “Tula” o bajo su seudónimo “La Peregrina”, fue una destacada poetisa camagüeyana, representante del movimiento romántico cubano y precursora de la novela antiesclavista (Sab), defensora del papel social de la mujer. Autora de piezas teatrales que despertaron la admiración del público, la crítica especializada y otros dramaturgos, la Avellaneda consagró una de las principales aristas de su talento a la escena.

https://www.ecured.cu/Gertrudis_G%C3%B3mez_de_Avellaneda

https://www.escritores.org/biografias/366-gertrudis-gomez-de-avellaneda

http://www.mujeresenlahistoria.com/2011/10/romantica-luchadora-gertrudis-gomez-de.html

https://mujeresparapensar.wordpress.com/2009/01/16/gertrudis-gomez-de-avellaneda/

Qué mejor despedida que con el poeta chileno Pablo Neruda, que comparte Patria con Grasiz (ella es chilena)

VUELVE EL OTOÑO

Un enlutado día cae de las campanas
como una temblorosa tela de vaga viuda,
es un color, un sueño
de cerezas hundidas en la tierra,
es una cola de humo que llega sin descanso
a cambiar el color del agua y de los besos.

No sé si se me entiende: cuando desde lo alto
se avecina la noche, cuando el solitario poeta
a la ventana oye correr el corcel del otoño
y las hojas del miedo, como lengua de buey
espeso, algo en la duda del cielo y de la atmósfera.

Vuelven las cosas a su sitio,
el abogado indispensable, las manos, el aceite,
las botellas,
todos los indicios de la vida: las camas, sobre todo,
están llenasd de un líquido sangriento,
la gente deposita sus confianzas en sórdidas orejas,
los asesinos bajan escaleras,
pero no es esto, sino el viejo galope,
el caballo del viejo otoño que tiembla y dura.

El caballo del viejo otoño tiene la barba roja
y la espuma del miedo le cubre las mejillas
y el aire que le sigue tiene forma de océano
y perfume de vaga podredumbre enterrada.

Todos los días baja del cielo un color ceniciento
que las palomas deben repartir por la tierra:
la cuerda que el olvido y las lágrimas tejen,
el tiempo que ha dormido largos años dentro de las campanas,
todo,
los viejos trajes mordidos, las mujeres que ven venir la nieve,
las amapolas negras que nadie puede contemplar sin morir,
todo cae a las manos que levanto
en medio de la lluvia.

http://www.literatura.us/neruda/tierra2f.html

Otros poemas de Neruda que abracé durante mi juventud

TE recuerdo como eras en el último otoño.
Eras la boina gris y el corazón en calma.
En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
Y las hojas caían en el agua de tu alma.

Apegada a mis brazos como una enredadera,
las hojas recogían tu voz lenta y en calma.
Hoguera de estupor en que mi sed ardía.
Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma.

Siento viajar tus ojos y es distante el otoño:
boina gris, voz de pájaro y corazón de casa
hacia donde emigraban mis profundos anhelos
y caían mis besos alegres como brasas.

Cielo desde un navío. Campo desde los cerros.
Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en
calma!
Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
Hojas secas de otoño giraban en tu alma.

Referencias

https://www.expedia.mx/fotos/america-del-sur/argentina.d8/flores/

Y cierro ya con estas dos canciones que tanto me mecieron durante mi juventud

“Angélica” en la voz de Los Chalchaleros

Y esta “Zamba de mi esperanza” en la voz de Jorge Cafrune

 

MªÁngeles Pozuelo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s