Arte y artesanía con flores : Flores de encaje de bolillo

Cuando vi esta imagen de Salvador Dalí, “Muchacha de Figueres”, totalmente desconocida para mí, en la que esta chica hacía bolillo, no pude dejar de dedicarle una entrada muy especial aunque ya había hablado del bolillo en el blog

https://creciendoentreflores.wordpress.com/2016/01/

57

Salvador Dalí (1904-1989) nos brinda en muchos de sus cuadros unos cielos que llaman la atención por las nubes que aparecen en ellos. Esos celajes reflejan fielmente las escenas meteorológicas que el genio de Cadaqués contempló desde su más tierna infancia en el lugar que le vio nacer, la Costa Brava, en la comarca catalana del Alt Empordà. En su artículo “El tiempo atmosférico en los cuadros de Dalí”, el meteorólogo Francisco Martín León apunta acertadamente que este artista “supo transportar y plasmar los cielos, vientos, nubes y fenómenos atmosféricos que forman parte de la impronta de las gentes de esas tierras catalanas donde el sonido de la tramontana, la lluvia, los temporales otoñales, etc., son elementos característicos del tiempo ampurdanés. Aunque en su etapa inicial el realismo de las escenas es normal y lógico, poco a poco su forma de pintar y de entender la pintura se fue transformando y el cielo, su atmósfera, sus escenas de la temperie, van evolucionando hacia horizontes que en muchas ocasiones no están en el mundo real, si no en el de los sueños del pintor”. El leitmotiv de esta obra temprana de Dalí es “La encajera” que retrató magistralmente el pintor flamenco Jan Vermeer (1632-1675). Las nubes aplastadas que salpican el cielo azul del cuadro son altocúmulos lenticulares. Tan llamativas formaciones nubosas son el resultado del fenómeno de onda de montaña que tiene lugar cuando sopla viento fuerte del Norte (Tramontana) por aquellas tierras gerundenses, del nordeste de Cataluña. Al incidir en sentido N-S sobre la barrera pirenaica (las montañas que aparecen dibujadas al fondo), se genera una ondulatoria en el flujo aéreo a sotavento del obstáculo montañoso, apareciendo esas nubes lenticulares en las crestas de las ondas, sobre la vertical del territorio ampurdanés. La muchacha que está haciendo encaje de bolillos es Ana María, hermana del pintor, y su vestimenta, junto a los árboles pelados de la plaza, nos sugiere que la escena tiene lugar un día cálido y luminoso de otoño, si bien la Tramontana –y las lenticulares asociadas a ella– provocará un rápido cambio de tiempo.(José Miguel Viñas)

http://www.divulgameteo.es/ampliab/6/51/Muchacha-de-Figueres.html

Orígenes del encaje de bolillos

El origen histórico del encaje se fija por lo general a mediados del siglo XVI y se supone que nació en Venecia. Pero si entendemos por encaje cualquier tejido transparente y bordado, hay que remontarse a las antiguas civilizaciones de Oriente para encontrar sus primeros vestigios. Se pudieron fabricar en la antigüedad bordados sobre telas transparentes, al igual que sobre piezas tupidas y hasta llegar a formarse mallas de pasamanería con adornos, de todo lo cual hay indicios y noticias y así la historia del encaje se confunde con la del bordado. Pero según la definición de encaje, se supone que es más reciente habiéndose disputado su paternidad venecianos y flamencos a mediados del siglo XVI. Sin embargo, en España ya se ejercitaban las labores de encaje de aguja y al bolillo medio siglo antes en varias poblaciones de España y con seguridad procedían de los conventos de monjas.

En Europa, España, Italia y Flandes mantienen una larga disputa por sostener el triunfo de ser la primera en la invención del encaje. A este respecto Augusto Lefébure dice lo siguiente: “Francia no ha sido la inventora del encaje, Flandes, Italia y la misma España reivindican, aunque sin aportar pruebas, la invención, bien de la pasamanería, bien de los primeros encajes a la aguja”.

La Autora Bury Palliser apunta otro testimonio favorable para España en su papel de inventora del encaje: “España no tuvo su necesidad de buscar sus modelos en Génova o Venecia, pues sus puntos tuvieron una gran celebridad y se fabricaron a gran escala”.

La palabra “encaje” como tal no hace su aparición hasta la primera mitad del siglo XVI, viniendo a significar “una labor tramada, encajada entre dos telas” .

El extraordinario y creciente uso que se hacía de estas manufacturas en los siglos XVI y XVII para golas o gorgueras, cuellos, vuelillos en las bocamangas, cortinajes, etc. contribuyó grandemente al desarrollo de esta industria y a que se fundaran centros muy activos de la misma, durante dichos siglos en toda Europa, sobre todo, en Italia, Francia, Estados flamencos, Inglaterra y España. De aquí se originaron gran variedad de puntos que son conocidos con nombres como:

Punto de Venecia. Fue el primero conocido en los mercados de Europa y el que más influencia tuvo en sus talleres.

Punto de Malinas. El punto de Flandes floreció en Malinas. Se distingue por sus mallas de orificios redondos o hexagonales y por sus flores y hojas naturales que se bordean con un hilo más grueso pero sin relieves. También se fabricaba en Amberes y Lovaina y con hilo más grueso y peor malla en Arras y Lille.

Punto de Alenzón o punto de Francia. Desde el siglo XVI, se trabajaban los encajes en diversas poblaciones de Francia pero desde 1665 prevalecieron los talleres de Alençon, imitando a Venecia. Se distingue de ésta en dar más precisión y naturalidad al dibujo.

Punto Colbert. Llamado así en memoria del ministro de Luis XIV, Juan B. Colbert que tanto favoreció estas industrias en Francia desde 1661, un punto que tuvo gran desarrollo en Alenzón y otras ciudades francesas. Se caracteriza por el gran relieve de sus dibujos.

Punto de Bruselas. Se caracteriza por la finura del hilo que procede de un lino especial y la tendencia a la naturalidad en las figuras y motivos vegetales.

http://www.encajedebolillos.es/historia.html

Niños haciendo bolillo

bolillo-ninos-2 bolillo-ninos

Algunas flores de bolillo

bolillo-flor-4 bolillo-3 bolillo-dos-flores  nenufar-bolillo bolillo-cesto-flores bolillo-chal bolillo-panuelo-2 bolillo-panuelo bolillo-pulsera

En la pintura

mujer-haciendo-bolillos 94d1b2_f68858661dc14a42bf103c705a82a048-mv2  encajera  1a7c35d44348b9f417e19c1814ebd18e encajera-3 the-lacemaker-segun-vermeer encajera-2 dibujo-2

Contrastes

bolillera 21104760

Referencias 

bolillo-libro bolillos-metodo-practico-para-aprender-001-2

Enlaces de interés

http://www.encajedebolillosmadrid.com/pinceladas-de-historia/

http://ge-iic.com/files/Publicaciones/Encajes.pdf

http://viversan.com/historia/encaje2.htm

MªÁngeles Pozuelo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s