Casonas de indianos entre flores

15967

Antiguas Casas de indianos en Asturias y Cantabria
Muchos de los miles de asturianos y cántabros que se embarcaron en el siglo XIX a hacer las Américas, volvieron pasado el tiempo a su tierra natal. Se les llamó indianos y algunos de ellos volvieron habiendo logrado hacer fortuna. Dejaron buena constancia de su riqueza levantando edificios suntuosos.

En sus pueblos de origen, estos hombres hechos a sí mismos, se construyeron palacetes donde retirarse a vivir de las rentas del dinero logrado con las plantaciones de tabaco o las minas de carbón.

El estilo arquitectónico de las casas de indianos es un tanto ecléctico. No obstante todas ellas pretendían llevar las comodidades y avances de las grandes ciudades al entorno rural donde nacieron sus dueños. Estos palacetes (muchos de ellos pintados de vivos colores) fueron los primeros de la zona en tener cuarto de baño, calefacción, agua corriente y luz eléctrica. Y no solía faltar la palmera en el jardín, sin duda una evocación del éxito obtenido en las aventuras de ultramar.

http://www.historiasdepoca.es/viewtopic.php?f=20&t=4782&start=20

La Casona del Viajante

Se trata de un Hotel rural con encanto en el que tuve la suerte de alojarme. Es una de las muchas casonas de indianos rehabilitada con mucho encanto en plena naturaleza. Fuimos invitados generosamente por su propietario. Un regalo a todos los profesionales que tratamos a su hija. Son muchos los rincones de la Casona donde las flores han dejado su marca en :

  • cabeceros
  • vidrieras
  • lencería
  • detalles
  • jarrones

026 062 slider_0_1

http://www.lacasonadelviajante.com/

Otro enlace de interés

S055 S062 S064 S068

http://asturiaspordescubrir.com/articulos/terminar-con-flores/

En este enlace podéis acceder a referencias bibliográficas sobre los indianos

http://asturiaspordescubrir.com/articulos/buscando-el-rastro-del-verano/

Feria de Indianos en Malleza (Asturias) : I Edición

328x328-1365903518478777354362255955179413017812861n-2jpg

 Más flores de interés paseando por Asturias

Los cubos de la memoria de Llanes

http://www.laposadadelrey.es/los-cubos-de-la-memoria/

Llanes-0764

Ribadesella 

Esa balaustrada mirando al mar es fantástica. Guardo un muy grato recuerdo de una época bella en la que las ciudades aún no estaban muy masificadas en verano. Es una de las localidades asturianas con más casas de indianos.

DSCF2385-680x510 DSC02540(2)

Sillas y flores en el camino

sillas y flores

También en Cantabria

El Seminario y el Palacio de Sobrellano del Marqués de Comillas han estado presentes desde que viajé a Comillas en el verano de 1989. En el Seminario un racimo de sobrinos estuvieron en verano bien aprendiendo inglés o bien de monitores. Hace un tiempo que dejó de realizar ese tipo de actividades pero lo que ignoraba por completo era quién era la figura del Marqués de Comillas. : el indiano Antonio López y López.

Pero el indiano más famoso de todos, arquetipo de un nuevo rico venido del otro lado del Atlántico, fue Antonio López y López , que salió con 14 años de su pueblo natal, Comillas, empezó en Cuba como mozo de un abarrote y terminó siendo el marqués de Comillas, el hombre más rico de España, financiero de guerras y otros asuntos de Estado del rey Alfonso XII. El fue quien construyó en Comillas el gigantesco seminario que luego fue Universidad Pontificia de los jesuitas (el de la foto de arriba) y el fastuoso y anacrónico Palacio de Sobrellano.

Universidad_Pontificia_de_Comillas

Mi interés por los indianos y por la genial escritora Josefina Aldecoa, hizo que descubriera que ésta, a pesar de ser leonesa y vivir en Madrid, pasaba los veranos en una casa de indianos en Cantabria

Las Magnolias : La casona en la que pasó tantos veranos Josefina Aldecoa

http://www.mancomunidadsajanansa.com/puntos/casamagnolias.html

httphttp://eraseunacasa.blogspot.com.es/2011/03/los-indianos-en-cantabria.html://

http://www.eldiariomontanes.es/v/20100516/cantabria/cantabria-tierra-indianos-20100516.html

Y en Cataluña

Son muchos los que en Catalunya podemos cantar con conocimiento de causa El meu avi va anar a Cuba…., la habanera que en 1967 escribió José Luis Ortega Monasterio evocando las hazañas de todos aquellos, especialmente hombres solteros, que a principios y mediados del siglo XIX, y ante la crítica situación política y económica del país, optaron per emigrar con el propósito de buscarse la vida y enriquecerse, si ello era posible, y lo hicieron con destino a las productivas colonias españolas, donde esperaban aportar su capacidad de trabajo y organización. Muchos fracasaron, pero otros lograron tierras para explotarlas y aún otros consiguieron establecer empresas que prosperaron e iniciaron las rutas transoceánicas negociando con los aguardientes, el cacao, el tabaco, el algodón e incluso con los esclavos negros, lo que les reportó pingües beneficios que los situaron socialmente en posiciones relevantes.

El regreso a casa
Estos fueron los que en su madurez volvieron a su país y se hicieron construir unas casas de reminiscencias coloniales, en cuyo jardín plantaron palmeras que les recordaban los lugares donde habían hecho fortuna. En Catalunya son los dueños de estos edificios, que encontramos principalmente en la costa, desde Torredembarra a Cadaqués; los que identificamos con los indianos, cuya contribución para muchos se reduce a estas arquitecturas. Sin embargo, el colectivo de los indianos, en la denominación catalana más generalizada, o de los americanos, en la acepción que le da el resto de España, es un grupo que ha dejado profunda huella en algunos puntos de la península, en concreto en Galicia, Cantabria y Catalunya, por este motivo es particularmente interesante la aparición de estudios y libros que nos descubran la verdadera magnitud de la aportación de estos personajes, sin la cual no seríamos como somos. Me refiero en concreto a Barcelona, ciudad en la que la huella de estos ciudadanos es profunda, como ha puesto de manifiesto el atractivo libro de reciente aparición Presencia de los indianos en Barcelona, de la doctora en historia del arte Carme Grandas Sagarra.

Aportaciones perdurables
Ciertamente, el afán lucrativo y, sobre todo, la iniciativa de este colectivo marcó sobremanera la historia de Barcelona puesto que entre las dos grandes citas internacionales, las exposiciones del 1888 y 1929, transformó una población provinciana y rural en una gran ciudad, industrialmente, económicamente y socialmente, como muy bien explicó Eduardo Mendoza en su novela La ciudad de los prodigios.

Lo que es incuestionable es que la aventura de los indianos no fue un episodio pasajero, sino una decisión trascendental en sus vidas y en la nuestra.

51EIx4RB01L._SX387_BO1,204,203,200_

http://www.lavanguardia.com/cultura/20130717/54377863468/peso-indianos.html

Fundación Archivo de indianos. Museo de la emigración

FundacionArchivoIndianos1 COLOMBRES (5)atardecerfd 20151112_1642161

La fundación Archivo de Indianos-Museo de la Emigración, ubicado en la localidad de Colombres, en el concejo de Ribadedeva, es a buen seguro una muestra perpetua y muy completa de este pasado migratorio, en el que el visitante con interés descubrirá suficientes motivos para entender cómo numerosas edificaciones, incluso actos sociales y parte del folclore actual de Asturias son deudores de aquellas familias que cruzaron el charco.

La casa donde se ubica el archivo-museo fue construida por el que fuese emigrante a México Iñigo Noriega Laso, que volvió a su tierra cargado de dinero y con la intención de construir todo un recinto señorial en el quedase constancia de su fortuna.

El edificio data de 1906 y lleva el nombre de Quinta Guadalupe en honor de la esposa del fundador. Este palacete, un claro exponente de la arquitectura indiana, pasó sin embargo por varios usos antes de llegar al actual. Fue Casa de Reposo y Hospital de Sangre después de que su primer propietario falleciese en México. Más tarde, sería adquirido por el estado español y reconvertido en centro de Auxilio Social hasta 1986. Al año siguiente, por iniciativa del Principado de Asturias, Caja de Asturias y la Universidad de Oviedo, se destinó a sede de la Fundación Archivo de Indianos.

http://leyendesasturianes.blogspot.com.es/2013/01/archivo-de-indianos-museo-de-la.html

También en Canarias 

File1212

El día de Los Indianos se celebra cada primer lunes de Carnaval en la ciudad de Santa Cruz de La Palma, (Isla de La Palma. Canarias)

«¡Cinco años… y una fortuna». Grito, lema y reclamo. Nacía la ilusión, sin medir el esfuerzo que costara. Era la única salida para buscar posesiones y hacienda. En el muelle de Santa Cruz de La Palma o en el pequeño embarcadero de Juan Adalid y en los porís de toda la costa perimetral de La Palma, se apresuraban a embarcar varones jóvenes y familias enteras en la busca de riqueza hacia la otra orilla atlántica. Se conocen como indianos a los emigrantes con fortuna que regresaban a su tierra de origen haciendo ostenta­ción de la misma. Era la época en que los grandes veleros surcaban el Atlántico haciendo la «carrera de Indias». Tiempos de sueños, de esplendor y de dineros, enfrentados a la decadencia de una España que veía desmembrado su imperio de ultramar.

Otros, los que ni tan siquiera tenían para pagar el pasaje en los veleros La Verdad, Nueva Engracia o la Ninfa de los Mares, se quedaron en La Palma. Llegó el siglo xx y el océano lo cruzaron modernos vapores de la emigración de tristes recuerdos: el Valbanera y el Príncipe de Asturias. Cinco años… y regresar a La Palma. Ese era el proyecto de miles de palmeros.

De allá llegaban noticias de tierras prósperas, fértiles y de abundantes mieses. El muelle de Santa Cruz de La Palma se veía concurrido de gentes cuando, a lo lejos, los vecinos descubren al «buque correo que trae la correspondencia, buque extranjero o buque de la Habana», al decir de Benigno Carballo Wangüemert (1826-1864).

En el discurrir cotidiano de la monumental ciudad renacentista, con calles empedradas, casonas de magnífica fachadas de piedra o mortero de cal, ventanas de celosía y magníficos balcones de tea y sinuosos callejones que llevaban a la vieja calle de la Marina, se identifica perfectamente el caminar del emigrante retornado por la vestimenta peculiar del indiano, tal y como recoge Isaac Viera (1858-1941): «Por las calles de la capital palmera discurren millares de forasteros, entre los que se ven a muchísimos indianos con el indispensable sombrero de Panamá, que han venido de Cuba».

http://elapuron.com/blogs/tendedera/413/los-indianos-y-el-carnaval/

Referencias bibliográficas

indianos-la-palma

http://www.indianos.info/libro-los-indianos-selu-vega/htlm

http://www.losindianos.es/historia-de-los-indianos

la-gran-aventura-de-los-indianos-eduardo-mencos-y-anneli-bojstad-ref12329 3indianos2

http://casonasdeindianos.blogspot.com.es/htlm

MªÁngeles Pozuelo

Anuncios

2 thoughts on “Casonas de indianos entre flores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s