Los veranos de mi infancia : Paseando por Conil

conil 18

Veranear no es una costumbre tan antigua. Parece que no todo el mundo podía permitirse salir de “veraneo”.

Nosotros tuvimos suerte de ser una de las familias que pasábamos el verano con sus tres meses en la playa. Llegábamos blancos y volvíamos “renegríos”. Creo que es de las cosas que más añoro hoy en día ya que los veranos están condicionados por miles de factores desde los laborales hasta los de los diversos gustos familiares. Antes no había más que hablar, íbamos a donde nuestro padre decía y, en mi caso, dijo bien porque eligió Conil y aquello entonces era un paraíso virgen aún sin explotar.

Conil se llama realmente Conil de la Frontera como casi todos los pueblos de Cádiz.

Yo empecé a ir a Conil cuando tenía cuatro años y mi hermana mayor trece, lo que ignoro es dónde íbamos y dónde fueron ellos los años anteriores, si es que salieron.

El Conil de 1957 no tiene nada que ver con el Conil de ahora. Fue el lugar de elección de varias familias de Jerez de la Frontera y de Sevilla y, excepcionalmente, de Córdoba : nosotros los Pozuelo y los Alarcón, un notario amigo de mi padre al que éste animó a compartir con nosotros los largos días del verano y les gustó tanto que repitieron. (Extracto del Libro de mi Infancia).

La foto que encabeza la Entrada bien podría ser la de la casa de los Mora Figueroa, la familia a los que más ligados estuvimos en el verano, pero no lo es. Es una foto tomada por mi sobrina Marta en una de tantas jornadas que pasea por Conil aunque ella, como ya sabéis, vive en Vejer.

Conil, como Vejer, derrochan luz y color. Parece que no haya ni que regar las plantas y que allí todo se de bien. Bien es verdad que en Vejer, cuando llueve, llueve a cántaros.

Iniciemos el paseo :

conil 1 conil 2 conil 3 conil 4 conil 5 conil 6 conil 8 conil 9 conil 10 conil 11 conil 12 conil 13 conil 15 conil 16 conil 17 conil 19 conil 20 conil 21 conil 22 conil 23 conil 24 conil 25

Como podemos apreciar, cualquier rincón o calleja es buen sitio para hacer trepar bouganvillas o colgar unas alegres macetas de geranios. En nada se parece el Conil de ahora al de mi infancia. Será obligada visita un día para recuperar mi infancia.

Para cerrar podría dejar infinidad de fotos o cerra con la foto familiar.Esta no la cuelgo porque no tengo el dominio sobre ella y prefiero preservar la intimidad por respeto a los demás hermanos. Podría colgar fotos de sus maravillosas playas o de la Fuente del Gallo, Los Caños de Meca, Los Roqueos, pero voy a cerrar con esta imagen del Puente que para mí resume muy bien ese puente que crucé en mi infancia tantas veces para bajar a la playa, ese mar abierto, el viento de levante, las dunas y el ancho mar.

conil puente , dunas y playa

Gracias, Marta, por este agradable paseo por Conil.

Dejo este enlace de este blog para completar

http://elblogdejuande.blogspot.com.es/2007/12/unos-das-en-conil-de-la-frontera.html

MªÁngeles Pozuelo

Anuncios

One thought on “Los veranos de mi infancia : Paseando por Conil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s