Glicinias

glicinia punto de cruz
“Para Elisa” de su tía Emilia

La delicadeza de la glicinia “wisteria sinensis”  ha sido plasmada maravillosamente en esta obra de punto de cruz que me ha pasado mi amiga Lucía. Un cuadro que regaló su cuñada Emilia a su hija Elisa cuando era pequeña.

La verdad es que no descubrí o no me apercibí de las glicinias hasta que llegué a vivir a Toledo porque hay una espectacular en La Vega

Parque la Vega en flor Toledo002

glicinia vega

josephine 9
Casa Josephine

La glicinia es una trepadora muy espectacular. Sería interminable mostrar la de fotos que hay en internet pero quiero destacar alguna más como la del Jardín Botánico de la Concepción de Málaga

 

glicinias málaga bis

 

Glicinias en Japón

glicinias japón

 

 

glicinia urban sketchers
Dibujo “Urban Sketchers” Jardín Botánico Málaga

glicinia 2 glicinia japón

unnamed (14)
La semilla de la glicinia

Esta otra de los Jardines de la Alhambra me resultó singular

glicinia-alhambra

Italia : Lago Como

No podían faltar algunas muestras de artistas como Kiku Poch

glcinia Kiku Poch

glicinias 2 kiku

Y de Gloria Abellán

glicinias Gloria Abellán

He secado prensándolas las hojas de la glicinia de La Vega (Toledo) en Otoño y montado esta composición

composiciones

Para quien esté interesado en conocer algo más de las glicinias, le remito a este blog

https://valledeelo.wordpress.com/2013/08/13/glicina-wisteria-sinensis/

Y a este otro https://alcazarvegetal.wordpress.com/2015/03/30/glicinia-wisteria-sinensis/

Y qué mejor modo de cerrar esta Entrada con esta versión de “Para Elisa”, a propósito del regalo de Emilia a Elisa, de la mano de esta virtuosa pequeña.

Eguzkilore

eguzqui
Eguzkilore “carlina acaulis”regalo de Marian
«Hace miles y miles de años, cuando los hombres empezaban a poblar la tierra, no existían ni el sol ni la luna y los hombres vivían en constante oscuridad, asustados por los numerosos genios que salían de las entrañas de la tierra en forma de toros de fuego, caballos voladores, enormes dragones…
Los hombres, desesperados, decidieron pedir ayuda a la Tierra.
-Amalur (madre Tierra)-le rogaron-te pedimos que nos protejas de los peligros que nos acechan constantemente…
La tierra estaba muy atareada y no hizo caso a los hombres, pero estos tanto y tanto insistieron que al final les atendió:
-Hijos míos, me pedís que os ayude y eso voy a hacer. Crearé un ser luminoso al que llamaréis Luna.
Y la Tierra creó la Luna.
Al comienzo, los hombres se asustaron mucho y permanecieron en sus cuevas sin atreverse a salir, pero, poco a poco, fueron acostumbrándose.Al igual que los hombres, los genios y las brujas también se habían atemorizado al ver aquel objeto luminoso en el cielo pero también se acostumbraron y no tardaron en salir de sus simas y acosar de nuevo a los humanos.
Acudieron una vez más los hombres a la Tierra.
-Amalur -le dijeron- te estamos muy agradecidos porque nos has regalado a la madre Luna pero aún necesitamos algo más poderoso puesto que los genios no dejan de perseguirnos.
-De acuerdo, crearé un ser todavía más luminoso al que llamaréis Sol. El Sol será el dia y la Luna, la noche.
Y la Tierra creó al Sol.
Era tan grande, luminoso y caliente que los hombres tuvieron que ir acostumbrándose poco a poco pero su gozo fue muy grande porque, gracias al calor y a la luz del Sol, crecieron las plantas de vivos colores y los árboles frutales. Y, lo que es aún más importante, los genios y las brujas no pudieron acostumbrarse a la gran claridad del día y desde entonces sólo pudieron salir de noche.Otra vez fueron los hombres a ver a la Tierra.
-Amalur -le dijeron- te estamos muy agradecidos porque nos has regalado la madre Luna y la madre Sol pero necesitamos aún algo más porque aunque durante el día no tenemos problemas, al llegar la noche los genios salen de sus simas y nos acosan.
Nuevamente, la Tierra les dijo:
-Está bien. Voy a ayudaros una vez más. Crearé para vosotros una flor tan hermosa que, al verla, los seres de la noche creerán que es el propio Sol.
Y la Tierra creó la flor Eguzkilore (Flor del Sol) que hasta nuestros días defiende nuestras casas de los malos espíritus, brujos, lamias, genios de la enfermedad, la tempestad y el rayo.»
.
Hace dos meses que llevo detrás de preparar esta Entrada de nuestro viaje a Bilbao donde descubrimos, entre otras muchas cosas, el “eguzkilore” o carlina acaulis. Este singular cardo grande, puerta de entrada de muchas casas y que, traducido al castellano, quiere decir “flor del sol” ¡qué mejor nombre para una flor que este!. El eguzkilore que encabeza esta entrada es el que acaba de enviarme Marian desde Algorta (Getxo,Bilbao) y que colocaré a la entrada de mi casa. Fuimos muy bien acogidos por Mariam y Juanjo haciéndonos sentir como en casa.
mariam y juanjo
Mariam y Juanjo
 Marian nos contó el significado del eguzkilore y como ellos los ponen a las entradas de sus casas en señal de protección.
eguzkilore1
eguzkilore
Eguzkilorea,_Euskal_Herria_-_Basque_Country
 http://fogonazospimpampum.blogspot.com.es/2014/03/eguzki.html
A pesar de que no son muchos los dias que pasamos allí, me llevé una impresión muy buena de la ciudad, de sus casas, de su ría, del museo, de sus antiguos comercios emblemáticos, de sus gentes y de su gastronomía. El Casco Viejo de Bilbao con sus casas con balcones coloridos y alegres y esas tiendas de ultramarinos tan especializadas y profesionales. Esa Ría del Nervión que vertebra la ciudad que une los dos márgenes. La lectura de Ramiro Pinilla , escritor enamorado de Getxo,, “Verdes valles, colinas rojas”. Creo que puede complementar esta entrada y profundizar en la historia del pueblo vasco entre los S.XIX y XX

Bilbao País Vasco Euskadi 13-09-2013 Viandantes en Portal de Zamudio. Casco Viejo © FOTOGRAFO: MITXI

bilbao puente 2

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el siguiente enlace podéis ver las nueve tiendas más antiguas de Bilbao

http://www.dolcecity.com/bilbao/2014/09/las-8-tiendas-mas-antiguas-de-bilbao.asp

bilbao 2bilbao 4

bilbao museo perro1
 http://www.guggenheim-bilbao.es/
MªÁngeles Pozuelo

Flores en la pintura (III): Entre les fleurs

hildemary expoHoy decubrí a Hildemary Vicaya, una pintora venezolana. Su exposición “Entre les fleurs” es la mejor puerta de entrada para este blog. Dejo aquí algunos de sus cuadros e invito a los seguidores a descubrir las flores que dibuja. Espero vuestra participación y aportaciones. pPara algunos servirá para agudizar y afianzar sus conocimientos y para otros será un estímulo para adentrarse en el emocionante mundo de las flores y la naturaleza.

Hildemary venezuela

Hildemary Vizcaya (Venezuela) Entre calas Hildemary Vizcaya-Entre les fleur-Foto1 Hini Hildemary Vizcaya-Entre les fleur-Foto2 Hini hildemary hilemary 2 hildemary 3

MªÁngeles Pozuelo

Flores en la pintura (II)

images (7) (1)

Pintores de todas las épocas y estilos nos han dejado cuadros llenos de sensibilidad, cuadros que hablan por sí solos. Ha sido difícil hacer una selección aunque haré alguna entrada más adelante para dar cabida a más artistas.

Algunos de los cuadros , como el de los girasoles, ha sido dibujado y copiado por pintores amateur

Doce-Girasoles-en-un-Jarron-Van-Gogh-algomasquearte

Pablo+Picasso+-+flower+bouquet+

177730_3187434

2367392734_74e208993f

0-las-rosas-de-Joaquin-Sorolla
Rosas Sorolla

Sorolla1m

flores Ara

flores ara 3

flores ara 2

botero

dali

diego rivera flores en la pintura flores pintura 2 flores pintura

MªÁngeles Pozuelo

La falda de Mamen : Unas hermosas flores en una falda caben

falda mamen
Detalle de flores de la falda de Mamen

Sabemos que cuando uno tiene un centro de interés, todo gira alrededor de él. Toda mujer que haya estado embarazada ha experimentado que cuando queda embarazada, salen a su paso embarazadas por todas partes ¿no es cierto?. Yo llevo un tiempo que veo flores por todas partes. Las flores todo lo envuelven ¡qué blusa o vestido, qué objeto, qué sábana o adorno no están diseñados con flores!

El viernes por la mañana llegó Mamen, de la que ya hablé hace unos días, tan contenta al trabajo con su falda nueva, como suele decirse, “como niño con zapatos nuevos”. Parecería que hubiera comprado a propósito la falda para este blog. Parecería que esa falda se le cruzara en su camino y estuviera esperándola porque es el tipo de diseño que le gusta a ella.

Anoche me envió la foto y me faltó tiempo para dedicarle esta Entrada y no he podido dejar de asociarla a este poema de Rafael Alberti tan preciosísimo (este es el adjetivo preferido de Mamen).

Se trata de “La niña rosa sentada” una Elegía extraída de su obra “Marinero en tierra”

La niña rosa, sentada.
Sobre su falda,
como una flor,
abierto, un atlas.
¡Cómo la miraba yo
viajar, desde mi balcón!
Su dedo, blanco velero,
desde las islas Canarias
iba a morir al mar Negro.
¡Cómo la miraba yo
morir, desde mi balcón!.
La niña, rosa sentada.
Sobre su falda,
como una flor,
cerrado, un atlas.
Por el mar de la tarde
van las nubes llorando
rojas islas de sangre.

Falda y flores, flores y falda, ¡qué buena pareja hacen!

MªÁngeles Pozuelo

Florecillas (I)

florecillas 1
Las pequeñas florecillas Carlota y Tiziana

Nací y crecí en una familia numerosa, algo de lo que me enorgullezco. La pequeña de seis hermanos. Nunca imaginé que nuestra familia fuera a ser tan fértil que sus semillas se propagaran de tal modo que dieran a mis padres treinta nietos y a mi 21 sobrinos nietos y dos de camino.

Estas dos florecillas, rodeadas de flores, desprenden alegría a raudales. Ellas son Carlota y Tiziana, hijas de Ruth, una de mis sobrinas de la que ya hablé a propósito de las flores que unen (ramos de novia). Son mitad flores y mitad fiori porque Giulliano, su papá, es italiano. Son nietas de mi hermana Pilar a la que ya le he dedicado otra Entrada. No he podido evitar acordarme de este tema del Festival de San Remo 1966 “In un fiori” al hablar de ellas

Estas florecillas van a introducir este apartado que dedicaré a mis sobrinos nietos.Espero que se animen a enviarme sus fotos el resto.

florcillas 4

florcillas 3

florcillas 7

florecillas 2

florecillas 6

florcillas 5

Veo que las hortensias siempre están presentes en nuestra vida y que  su amor por ellas lo vamos transmitiendo de generación en generación.

Me comenta Ruth su pasión por el tejido liberty con el que viste a sus hijas. ¡qué mejor atuendo para este blog!

Para cerrar esta primera presentación he seleccionado estos dos temas de “Alicia en el País de las Maravillas”

“En mi país de ilusión”

images (14)

“La fiesta de Jardín”

alicia

Espero que mis pequeñas Carlota y Tiziana disfruten de estos “maravillosos” dibujos animados.

MªÁngeles Pozuelo

Pintando en familia

20150913_133616
Bodegón con florero por Pablo. Dibujo a témpera

La entrada de hoy la dedico a mis tres hijos mostrando algunos de su trabajos del Taller donde aprendieron a dibujar “Pequeños Maestros” de Rosa Canales así como las calase de dibujo a lápiz y pastel de José Ignacio. El que encabeza la Entrada lo hizo Pablo, el menos cuando aún no había cumplido los seis años. Rosa sabía sacar de los niños lo mejor. Es una lástima que el cristal desvirtúe el dibujo por los reflejos que proyecta.

Las flores, las plantas y los bodegones han sido el eje vertebrador de sus pequeñas obras.

Miguel siempre tuvo especial predilección por los árboles

20150913_134349
Árbol Miguel.Dibujo a témpera
20150913_134611
Otro árbol de Miguel esta vez con técnica a pastel

Nuria, desarrolló de manera espontánea este estilo puntillista

20150913_134653
Bodegón con floreros por Nuria. Pintados con témperas

Dejo dos cuadros en los que, supuestamente, yo tomo protagonismo. Uno un retrato mío y otro una tarde de merienda con una amiga

unnamed (27)
Mamá con sombrero de flores a témpera por Nuria
20150910_203524
Mamá merendando con una amiga por Nuria. Dibujo realizado con témperas.

Flor seca prensada (VIII) :Cuadros, algo más que flores secas

20150706_121730

Entre este cuadro , una sencilla composición con hojas de flores de Pascua, que realicé a propósito para mi madre en el día de su Santo. Entre este cuadro y el siguiente, pasaron trece años. Los dos están en mi casa.

foto-cuadro-2

He realizado cuadros mas o menos sencillos para :

  • bebés
  • aniversarios de boda
  • regalos de boda
  • regalos de cumpleaños
  • compromisos
  • apetencias varias
  • para mi casa   

Imagen (82) Imagen (83) Imagen (84) Imagen (85) Imagen (86) Imagen (87) Imagen (88)

unnamed (59)

Como podéis apreciar, los temas son bien sencillos y cualquiera puede hacerlos. Los que son trípticos los he montado sobre un marco ya comprado que podéís encontrar fácilmente y resulta más barato que llevarlo a enmarcar.

MªÁngeles Pozuelo

Flores con sentido : Josefina y el amor por las hortensias

A raíz de haber creado este blog me llevo preguntando el papel que las flores juegan en nuestra vida y el por qué las encontramos por donde quiera que vamos.

Como decía una de mis sobrinas, Jimena, el tema es ilimitado y este blog da mucho juego. Creo que hay infinidad de flores y de enfoques que mostrar.

En esta ocasión le voy a dedicar a esta casa rural, un espacio especial porque me quedé prendada de ella. No será por casualidad que se llama Josephine y nos saluda con este ramo de hortensias. Mi madre se llamaba Josefina y eran las hortensias sus flores favoritas.

josephine 5

josephine 2

josephine 3

josephine 4

josephine 9
Glicinias

josephine 7

josephine 8

josephine 6

casa josephne

Me parece tan acertado este texto de Juan Ramón Jiménez que nos dejó mi amigo Manuel  Benitez en su comentario que lo he subido a la Entrada por si alguien no lo lee en el comentario

EL JARDINERO SEVILLANO

“En Sevilla, Triana, y en un bello huerto sobre el Guadalquivir, calle del Ruiseñor, además (y parece demasiado, pero estas coincidencias son el pueblo auténtico). Desde el patio se veía ponerse el sol contra la Catedral y la Giralda, términos rosafuego entre el verde oscuro. El hortelano jardinero, hombrote fino, vendía plantas y flores que cuidaba en su mirador con esmero esquisito. Quería a cada planta y cada flor como si fuesen mujeres o niños delicados, y aquello era una familia de hojas y flores. Y ¡le costaba tanto venderlas, dejarlas ir, deshacerse de ellas! Este conflicto espiritual (los tenía a diario) fue por una maceta de hortensias.

Vinieron a comprársela, y él, después de pensarlo y dudarlo mucho, quedó comprometido en el trato. La vendía, pero a condición, impuesta por él, de vijilarla. Y se llevaron la hortensia. Durante unos días el jardinero estuvo yendo a verla a la casa de sus nuevos dueños. Le quitaba lo seco, la regaba, le ponía o le sacaba una poquita de tierra, le arreglaba las cañas. Antes de irse estaba un rato dando instrucciones para su cuido: “Que debe regarse así o no asá; que el sol no tiene que darle sino de este modo; que mucho cuidado, señora, con el relente; que lo de más acá, más allá.”

Los dueños se iban ya cansando de sus visitas. (“Bueno, bueno, no sea usted pesado. Hasta el mes que viene, etcétera”), y ya el jardinero iba menos, es decir, iba lo mismo, pero no entraba. Pasaba por la calle y veía la hortensia por la cancela. O entraba rápidamente, pasando su vergüenza, con un pretesto: “Aquí traigo esta jeringuilla que me he encontrado, para que la rieguen ustedes mejor”, o “que se me había olvidado este alambrito”, o lo otro. Y con estas disculpas se acercaba a “su” hortensia.

En fin, un día llegó nuevo y decidido: “Si ustedes no quieren que yo venga a cuidarla, me dicen ustedes lo que les doy por ella, porque yo me la llevo a mi casa ahora mismo.” Y cojió entre sus brazos el macetón añil con la hortensia rosa y, como si hubiese sido una muchacha, se la llevó”.

Juan Ramón Jiménez

 

MªÁngeles Pozuelo