Esparto (I)

IMG_4640 IMG_4649

Hoy, continuando con la recuperación de oficios antiguos, vamos a hablar del esparto. La verdad es que este mundo para mí era desconocido hasta que mis hijos se interesaron por el tema. También habrá ayudado el hecho de que sea una planta que tenemos en nuestro entorno. En la cocina de casa son ya unos cuantos los útiles de esparto que tenemos (salvamanteles, cestas, entre otros).

Esta Entrada la ha preparado Pablo y será la primera entrega

El Esparto es el nombre dado tanto a la fibra como a la planta de la que se extrae la misma (Stipa tenacissima). Otro nombre que recibe es el de Atocha, de donde proviene el nombre de la tan conocida estación de tren y metro de Madrid.

Stipa_tenacissima_hb
Stipa tenacissima

Pues bien, el esparto es una planta que crece en gran parte de la península, sobre todo en el sureste y levante peninsular, aunque es común verla en otras zonas.

Tradicionalmente se ha venido empleando su fibra (proveniente de sus hojas) para cestería, elaborando numerosos y variados útiles a partir de la misma: desde alpargatas hasta persianas y alfombras rústicas, pasando por cestas y sogas. Es una tradición que sirvió de apoyo a las economías campesinas hasta no hace mucho tiempo. Actualmente, este arte está en retroceso y esperamos que este post anime a alguna persona a recuperarlo.

Si bien es cierto que la fibra del esparto se puede comprar en algún sitio todavía, al menos para mí lo más satisfactorio es obtenerla del campo, y llevar a cabo todo el proceso. La fibra se obtiene, como ya hemos dicho, de las hojas (lineares) de la planta, una vez recogidas. La recogida de las mismas se solía hacer en los meses calurosos, a partir de junio, siendo julio, agosto y septiembre los más recomendables para su recogida.

Se recoge tirando de las hojas ayudándonos con un palo para no dañarnos las manos (se enrolla un manojo alrededor del palo y se tira del mismo). Para no agotar en exceso cada mata, procuraremos dejar siempre en cada una suficientes hojas. Cuando tengamos una cantidad adecuada las dejaremos secar al sol, dándoles la vuelta para que lo hagan por ambos lados.

Era habitual dejarlas 30 o 40 días secando. Después se pueden seguir 2 procedimientos: o se guardan para trabajar el esparto seco tal cual (en este caso lo único que habría que hacer antes de trabajarlo es remojarlo durante 1 o 2 días antes, para que se ablande y no quiebre al doblarlo. Se llama esparto crudo), o se procede a hacer el esparto picado, majado o cocido.

Para ésto último, después de los días que lo hemos tenido secando, lo sumergimos en agua durante otros 30 o 40 días. Para ello podemos usar un recipiente lo suficientemente grande (olerá el líquido al cabo de los días) o el curso de un río o arroyo.

Pasados esos días, se sacan y se procede (previo secado de uno, dos o ningún día) a picarlo, con una maza de madera, sobre un tronco plano o una piedra lisa. Se le da muchos golpes al manojo para que quede más o menos plano, y que se vean las fibras como separadas. Con ésto lo que hacemos es provocar que podamos trabajar el esparto sin remojarlo previamente antes de trabajarlo (solo necesitamos hacer el proceso previo). Así, una vez picado, lo podemos almacenar seco y usar cuando queramos, sin más proceso.

Cada tipo de esparto, el crudo y el picado, se usaban para distintos objetos. El esparto picado se usaba para elaborar alpargatas y sogas, mientras que el crudo era el más usado. Con él se elaboraban las pleitas y clinejas, que es la base del trabajo del esparto.

Voy a intentar explicar el significado de las palabrejas que acabo de mencionar.

Si en una trenza llamamos a cada grupo de fibras ramal, tenemos 3 ramales. Pues bien, la clineja es como una trenza pero en vez de 3 ramales tiene 5, 7, 9, 11,…

Pleita es lo mismo pero de 13, 15, 17, 19,… ramales.

La división entre lo que es una clineja y una pleita dependía de cada pueblo, pero más o menos se corresponde a los ramales mencionados.

Por último indicar que otra planta se ha usado de manera similar al esparto, para realizar los mismos útiles. Es la llamada Berceo (Stipa gigantea) que crece en zonas de suelo más ácido.

Esta es la teoría básica sobre el esparto. El próximo post de esparto será práctico, y en él enseñaremos como forrar una botella de vidrio con una clineja de esparto.

Pablo

Anuncios

6 thoughts on “Esparto (I)

  1. El esparto, los serones de esparto que llevaban las caballerías para transportar diversas mercancías , me llevan ami infancia.
    Nunca supe manejar el esparto, ni como se elaboraban los cestos ni los serones, pero el esparto forma parte de mi recuerdos.
    Un abrazo

    Me gusta

  2. Yo creo que los serones es lo mismo que yo llamo alforjas ¿no?. En ellas los burros llevaban los cántaros de agua. Esa imagen me lleva a Conil de la Frontera donde pasé gran parte de los veranos de mi niñez por lo que a mí también me traslada a mi infancia Ya sabes, Felipe, siempre estamos regresando a la infancia.¡feliz verano!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s